Oct 08

“Che Comandante”: 50 años

Última foto del Che Guevara en vida, el 9 de octubre de 1967, antes de ser asesinado en Bolivia.

 Este 9 de octubre el mundo recuerda los 50 años del asesinato del Comandante Ernesto Che Guevara, tras ser herido y capturado en el combate de la Quebrada del Yuro, en una escuelita en La Higuera, provincia de Vallegrande, Bolivia.

 En esos días, cuando la noticia era confirmada al pueblo cubano por el entonces Primer Ministro Fidel Castro, el poeta Nicolás Guillen escribía el poema  ¨Che Comandante¨. Este profético poema fue leído por el propio Poeta Nacional en la Velada Solemne en la Plaza de la Revolución el 18 de octubre de 1967.

Che Comandante.

No porque hayas caído
tu luz es menos alta.

Un caballo de fuego
sostiene tu escultura guerrillera
entre el viento y las nubes de la Sierra.
No por callado eres silencio.

Y no porque te quemen,
porque te disimulen bajo tierra,
porque te escondan
en cementerio, bosques, páramos,
van a impedir que te encontremos
Che Comandante,
amigo.

Con sus dientes de júbilo
Norteamérica ríe. Más de pronto
revuélvese en su lecho
de dólares. Se le cuaja
la risa en una máscara,
y tu gran cuerpo de metal
sube, se disemina
en las guerrillas, como tábanos,
y tu ancho nombre herido por soldados
ilumina la noche americana
como una estrella súbita, caída
en medio de una orgía.
Tú lo sabías, Guevara,
pero no lo dijiste por modestia,
por no hablar de ti mismo.
Che Comandante,
amigo.

Estás en todas partes. En el indio
hecho de sueño y cobre. Y en el negro
revuelto en espumosa muchedumbre,
y en el ser petrolero y salitrero,
y en el terrible desamparo
de la banana, y en la gran pampa de las pieles,
y en el azúcar y en la sal y en los cafetos,
tú, móvil estatua de tu sangre como te derribaron,
vivo, como no te querían,
Che Comandante,
amigo.

Cuba te sabe de memoria. Rostro
de barbas que clarean. Y marfil
y aceituna en la piel de santo joven.
Firme la voz que ordena sin mandar,
que manda compañera, ordena amiga,
tierna y dura de jefe camarada.
Te vemos cada día ministro,
cada día soldado, cada día
gente llana y difícil
cada día.
Y puro como un niño
o como un hombre puro,

Pasas en tu descolorido, roto, agujereado
traje de campaña.
El de la selva, como antes
fue el de la Sierra. Semidesnudo
el poderoso pecho de fusil y palabra,
de ardiente vendaval y lenta rosa.
No hay descanso.
¡Salud Guevara!
O mejor todavía desde el hondón americano:
Espéranos. Partiremos contigo. Queremos
morir para vivir como tú has muerto,
para vivir como tú vives,
Che Comandante,
amigo.

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/10/08/che-comandante-50-anos/

Oct 05

Noticias del 17 Festival Internacional de Teatro de La Habana.

Lupa, Compañía de Muñecos de Argentina forma parte de la Muestra Internacional. Foto: Tomada de Cubaescena

El teatro vuelve a ser protagonista. Será La Habana, nuevamente, el lugar indicado para calzar puntos de contacto con los caminos de la creación en importantes circuitos del mundo y para volver a disfrutar de lo mejor de la escena producida en Cuba durante estos últimos dos años.

Del 20 al 29 de octubre, la 17 edición Festival de Teatro de La Habana (FTH) tomará el circuito teatral de la calle Línea, plazas y salas de La Habana Vieja, con una cartelera foránea integrada por espectáculos de 12 naciones y una amplia muestra nacional compuesta por las modalidades: teatro para adultos; familiar; calles & plaza; nuevos-autores & espacios-modos; y danza.

Con el objetivo de que cada propuesta reactive el pensamiento, la polémica, las pasiones y, sobre todo, el interés por el teatro todo, esta nueva edición no tendrá una dedicatoria específica como en casos anteriores.

Según explicó a Granma el doctor Noel Bonilla-Chongo, comisionado artístico del 17 FTH, la cartelera del evento registra experiencias muy diversas en sus modos expresivos: «Danza, lecturas dramatizadas, intervenciones en espacios no convencionales, teatro documental o, propuestas más apegadas a las convenciones en sus maneras de escritura espectacular. Tanto el arte del director, como el del actor, como la voz de la crítica, se vuelven razones ocupacionales en este momento».

Bonilla, además, comentó los pormenores del festival, cuya agenda «mostrará lo plural y diverso al pensar y tramar el arte escénico en sus vínculos actuales entre teatro, sociedad y resistencia».

La obra Superbandaclown de Teatro Tuyo, de Las Tunas, integra la muestra nacional de teatro familiar. Foto: Abel Carmenate

–¿Por qué el eslogan de esta edición hace énfasis en la conexión del teatro con la sociedad y la resistencia?

–Al teatro por convención y convicción, le es inherente una capacidad intrínseca de resistencia. Convergen en sus franjas, esa vocación altruista de pretender «cambiar el mundo» desde la mascarada de sus recuerdos expresivos, desde las ficcionalizaciones de las realidades inmediatas donde la escena se enclava. Y, también, a «lo escénico», a «lo teatral», así entendido a secas, le toca salir al encuentro del presente.

«De un tiempo a estar parte, sus morfologías han experimentado desplazamientos, corrimientos, cambios, desde los propios retos que la sociedad le imprime y sofoca; no es posible pensar-nos teatralmente, sin ese eje que nos comunica y nos hace seres sociales, comunales. El teatro se tiene que hacer desde las inmanencias de sus contextos sociales y políticos, desde las urgencias de sus mujeres y hombres, desde los avatares que nos obligan a definirnos una y otra vez».

«Teatro-Sociedad-Resistencia es hoy condición actuante y movilizadora de atenciones: la Tierra voltea, los humanos emigran (y también perecen) en masa, la vida se siente amenazada ante los desquites de la naturaleza; hagamos de la escena un convite al amor, un movimiento de justicia y perpetuidad de nuestra especie».

–¿Qué de novedoso o diferente podremos encontrar en este 17 Festival?

–A priori, aunque parezca raro, no apostaría por la novedad o la diferencia en esta edición del Festival; creo que se ha concebido sin desatender las contingencias en que vivimos hoy. Vivir no solo en Cuba, también en otros cardinales del mundo. Creo que seremos discretos, no por ello pobristas ni sinflictivos, no.

«Tendremos cerca de 12 países con propuestas de pequeño y mediano formato, junto a una producción nacional que va desde una residencia creativa con artistas asociados a un espectáculo resultante de la más reciente graduación de la Escuela Nacional de Teatro. Seguimos apostando en la importancia de “re-pensar el teatro”, es por ello que se insiste en el valor del tradicionalmente llamado Evento Teórico, tal vez como esa zona donde deberíamos encauzar nuestro interés hacia lo novedoso o diferente…».

–¿Qué temas se tratarán en la jornada teórica?

–Desde esa noción de volvernos cada día más pensantes, es donde la llevada y traída teoría, pudiera amplificarse como razón de ser y, también, de su hacer. Cada día del Festival se inicia con jornadas de debate, reflexión, fórum y desmontajes de procedimientos discursivos que operan sobre la praxis concreta del teatro hoy.

Variedad de asuntos que nos son comunes aun cuando los contextos y maneras de producir cambian.

«Al lema Teatro-Sociedad-Resistencia, que de manera intencionada es centro de las matutinas jornadas teóricas, se anexa la visión de Escenarios Críticos. La crítica entendida como ese ejercicio gestado desde su poder amatorio y consecuente del alcance del espectáculo teatral.

«Regresará el ya habitual Fórum Unima, exposición de los móviles y retos escriturales y de gestión artística-productiva del teatro titiritero; los paneles temáticos acerca de los desafíos del trabajo actoral, de la dirección escénica y sus derivas; de la gestión asociada a proyectos de internacionalización, las redes y plataformas de encuentro para la circulación, etc. Como se ha tornado cotidiano, cada jornada teórica concluye con presentaciones de publicaciones, revistas, audiovisuales y exposiciones orientadas desde o hacia la escena».

-¿En qué parámetros se basó la curaduría de la muestra nacional e internacional?

–Para esta edición, bajo la dirección curatorial del teatrólogo Omar Valiño y con el acompañamiento del Consejo Nacional de las Artes Escénicas (productor del Festival), acudimos de manera directa al diálogo seductor con varios de los mejores creadores que hoy son impronta en importantes circuitos del mundo (Alemania, Argentina, Brasil, Chile, Francia, España, Noruega, etc.). Claro, siempre pesan sobre la selección nuestras sobriedades económicas, que no nos permiten el pago de honorarios ni la transportación internacional; no obstante, quienes integrarán la muestra internacional del 17 Festival han gestionado los fondos para estar y compartir en La Habana.

«Es la calidad de sus propuestas, esos modos ciertos de entender el compromiso responsable que es hoy hacer teatro y movilizar la atención de un lector-espectador, cada vez más apremiado por las prontitudes de su vivir, el vector que legitima la programación total del Festival. Asimismo, por vez primera, tendremos una muestra nacional muy anchurosa y variada en sus nociones de teatralidad; igualmente ella ha sido curada tratando de mostrar lo mejor de ese teatro que hacemos, queremos y podemos hacer».

-¿Cuáles serán las sedes?

–El festival se expande a todos los circuitos habaneros, desde la concentración de las instalaciones en la calle Línea del Vedado, el teatro Nacional de Cuba, el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, las salas ubicadas en el centro histórico de La Habana Vieja; así como aquellos sitios pensados como «Más espacios de una ciudad en Festival» (comunidades de tránsito, parques, escuelas, plazas, hospitales). De manera excepcional, llegaremos hasta Teatro de los Elementos, situado en el Escambray cienfueguero.

–Personalidades invitadas y confirmadas hasta la fecha

–Atendiendo a la dinámica de este festival, no hemos centrado la atención en alguna personalidad individual del teatro en el mundo; pero indiscutiblemente, cada uno de los líderes creativos o interventores que estarán dentro de la agenda del 17 FTH, conforman la actualidad internacional del arte escénico».

«Singularizan esas modulaciones discursivas que hacen hoy el teatro, la danza y el pensamiento. Entre ellos y nosotros, se ratifica el FTH como enclave para el intercambio teatral desde y hacia nuestra isla, tal como lo anotara oportunamente José Martí: “En teatro, como en todo, podemos crear en Cuba».

(TOMADO DEL PERIÓDICO “GRANMA” http://www.granma.cu/cultura/2017-10-03/otra-vez-en-festival-teatro-por-convencion-y-conviccion-03-10-2017-20-10-56  )

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/10/05/noticias-del-17-festival-internacional-de-teatro-de-la-habana/

Sep 29

Homenaje a Enrique Almirante a 10 años de su partida física.

 Este 30 de septiembre se cumplen 10 años de la partida física del querido amigo y actor de teatro, cine y televisión Enrique Almirante. Ese día escribí esta breve crónica de homenaje que les comparto.

REQUIEM POR OTRO AMIGO QUE SE VA.

 Apenas salpica la lluvia y una voz me avisa de tu despedida. Tantos rejuegos ha hecho la Parca, misteriosa dama de velo oscuro, con los amigos. Recuerdo ahora aquella escena que enfrentamos juntos. Verdadero duelo: eras el bueno y yo el malo. No percibías el temor que sentía a equivocarme, a fallar; pero en tus ojos me alentabas a crecer y a confiar. Después conocí al inmenso ser humano dentro de un actor. Los buenos días, el abrazo, ¿cómo estás?, ¿qué estás haciendo ahora?,¿y la familia?. Entonces fuiste más que un ídolo galán, un artista a seguir, un magisterio. El aplauso rotundo se volvió océano de tu pueblo en tu caminata al retiro final. Escribí una vez: “la muerte es la verbena de la inmortalidad”. Sean estas mis sencillas palabras para ti, colega Enrique Almirante, poeta de la escena cubana, para los ya no pequeños amigos Eduardo y Carlos Enrique, para tus seguidores y seguidoras, para tu pueblo. Donde la muerte acaba, nace la vida.

Nevalis Quintana Fernández

1 de octubre del 2007    

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/09/29/homenaje-a-enrique-almirante-a-10-anos-de-su-partida-fisica/

Sep 22

Arrecife: un poema solidario desde Argentina

  María Amelia Dinova Castro fue una de las poetas participantes del I Festival Internacional de Poesía ¨Nuestra América¨. Profesora, cineasta independiente y poeta de Argentina, María Amelia es voz que reivindica a los pueblos originarios y a la Verdad Histórica y la Memoria de su Patria. Gran amiga de los cubanos, desde su mesa de lectura poética en la UNEAC, condenó el Bloqueo de Estados Unidos contra Cuba y pidió a los poetas estadounidenses participantes en el evento a unirse a este reclamo mundial.
 Desde la red social, FACEBOOK, María Amelia Dinova Castro envía su Solidaridad ante el desastre ocasionado por el Huracán Irma y nos dedica este poema, publicado en su libro ¨Madre Tierra¨ y presentado en la Casa del ALBA Cultural.                 

                                   Arrecife

                  Mágicamente rodando

                  como una nave perdida,

                    te quedaste tendido

                   en el  mar del Caribe,

                   en el arrecife de corales

                   en las arenas blancas,

                     en el azul del cielo,

                   abierto a la templanza

                   revuelta, que nos nutre.

                    Peces moluscos nos

                   acariciaron y nadaron

                        entre nosotros,

                       en ese mar calmo

                de limpias aguas turquesas

                       y blancas areniscas,

                  donde el origen de la vida

               vibra de mil maneras diferentes,

                      en esa magia del agua

                      que nos trajo la vida,

                       y  hoy se contamina

                         despedazándola,

                    volviéndola una quimera,

                  por ella estallan las bombas

                          en medio oriente

                dejando un desierto de almas,

                           bajo las ruinas

                El imperio descuelga su furia

                           sin clemencia,

                           ¡quiere todo!….

                   lo que en  esta tierra habita.

                   María Amelia Dinova Castro

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/09/22/arrecife-un-poema-solidario-desde-argentina/

Sep 08

Un soplo de huracán en los versos de Heredia.

 Este viernes 8 de septiembre,día de nuestra Señora de la Caridad del Cobre, Cuba se apresta a recibir el embate del poderoso Huracán Irma, de categoría 5 según la escala Saffir-Simpson  y considerado el más peligroso del Oceáno Atlántico en este Siglo XXI.

Preparados para este peligro de la Naturaleza, les comparto este bello poema del poeta cubano José María Heredia, escrito hace casí 2 siglos atrás.

Nevalis Quintana.

En una Tempestad.

Huracán, huracán, venir te siento,
Y en tu soplo abrasado
Respiro entusiasmado
Del señor de los aires el aliento.

En las alas del viento suspendido
Vedle rodar por el espacio inmenso,
Silencioso, tremendo, irresistible
En su curso veloz. La tierra en calma
Siniestra; misteriosa,
Contempla con pavor su faz terrible.
¿Al toro no miráis? El suelo escarban,
De insoportable ardor sus pies heridos:
La frente poderosa levantando,
Y en la hinchada nariz fuego aspirando,
Llama la tempestad con sus bramidos.

¡Qué nubes! ¡qué furor! El sol temblando
Vela en triste vapor su faz gloriosa,
Y su disco nublado sólo vierte
Luz fúnebre y sombría,
Que no es noche ni día…
¡Pavoroso calor, velo de muerte!
Los pajarillos tiemblan y se esconden
Al acercarse el huracán bramando,
Y en los lejanos montes retumbando
Le oyen los bosques, y a su voz responden.

Llega ya… ¿No le veis? ¡Cuál desenvuelve
Su manto aterrador y majestuoso…!
¡Gigante de los aires, te saludo…!
En fiera confusión el viento agita
Las orlas de su parda vestidura…
¡Ved…! ¡En el horizonte
Los brazos rapidísimos enarca,
Y con ellos abarca
Cuanto alcanzó a mirar de monte a monte!

¡Oscuridad universal!… ¡Su soplo
Levanta en torbellinos
El polvo de los campos agitado…!
En las nubes retumba despeñado
El carro del Señor, y de sus ruedas
Brota el rayo veloz, se precipita,
Hiere y aterra a suelo,
Y su lívida luz inunda el cielo.

¿Qué rumor? ¿Es la lluvia…? Desatada
Cae a torrentes, oscurece el mundo,
Y todo es confusión, horror profundo.
Cielo, nubes, colinas, caro bosque,
¿Dó estáis…? Os busco en vano:
Desparecisteis… La tormenta umbría
En los aires revuelve un oceano
Que todo lo sepulta…
Al fin, mundo fatal, nos separamos:
El huracán y yo solos estamos.

¡Sublime tempestad! ¡Cómo en tu seno,
De tu solemne inspiración henchido,
Al mundo vil y miserable olvido,
Y alzo la frente, de delicia lleno!
¿Dó está el alma cobarde
Que teme tu rugir…? Yo en ti me elevo
Al trono del Señor: oigo en las nubes
El eco de su voz; siento a la tierra
Escucharle y temblar. Ferviente lloro
Desciende por mis pálidas mejillas,
Y su alta majestad trémulo adoro.

José María Heredia.

José María Heredia.

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/09/08/un-soplo-de-huracan-en-los-versos-de-heredia/

Sep 05

Teatro de la Villa: un verano de altura.

  Teatro de la Villa: un verano de altura.

lidia-rosa-cardenas-carmen-navarro-y-grabiel-colarte-en-pinocho-teatro-de-la-villa-foto-joel-hernandez-marin

Pinocho

Lidia Rosa Cárdenas, Carmen Navarro y Grabiel Colarte en Pinocho, Teatro de la Villa / Foto: Joel Hernández Marín

Tengo por norma no publicar valoraciones de obra o acción alguna con la que guarde relación; siguiendo esta, al integrar la nómina del Teatro de la Villa no me corresponde evaluar públicamente lo que allí se hace, pero resulta que en dicho lugar, por décadas, se ha hecho mucho, y en los años más recientes esta labor no consigue su reflejo en los medios. Varias de las razones están a la vista, el Teatro de la Villa comparte en este sentido la suerte de otras instituciones escénicas; quienes dejamos en letra digital o impresa la memoria de lo que se hace sobre la escena, por lo general, dedicamos nuestra atención al quehacer de unas pocas de ellas.

Existen agrupaciones artísticas que concurren esporádicamente a las tablas, mientras otras tienen una programación inestable que no llega a conocer la crítica ni la prensa cultural. A diferencia de ellas, La Villa cuenta con una programación anual, que se organiza a finales del año en curso y de cara al próximo, y se actualiza, luego, trimestralmente, e incluye las funciones de los 47 fines de semana laborables del período (a excepción del mes de vacaciones de la agrupación), más las presentaciones que se llevan a cabo todos los jueves y viernes para las escuelas del municipio.

Como el grupo trabaja con una política de repertorio que se ocupa de mantener activo su repertorio histórico, la programación anual incluye la reposición o el reestreno de unos cinco títulos en la etapa (ya el grupo cuenta con 35 obras en su catálogo) y el estreno de dos, además de considerar el resultado artístico de los cuatro talleres de teatro que, entre septiembre y junio, conducen algunos de sus artistas con niños y jóvenes entre los cinco y los dieciséis años de edad.

La Villa terminó este verano con un sobrecumplimiento del plan previsto para esta fecha; se desarrollaron 52 funciones (de 24 planificadas), con 2 244 asistentes (de un estimado de 1 000) y una recaudación de taquilla de 5621 pesos (de los 3000 esperados). La temporada de verano se inició con las presentaciones de las cuatro producciones con las cuales culminaron sus labores de nueve meses los talleres de apreciación e introducción a la actuación, junto con el reestreno de Pinocho, en versión del dramaturgo y director Ignacio Gutiérrez y dirección artística de Tomás Hernández, una propuesta que siempre resulta de gran atractivo para el público, el cual la respalda repletando la sala y agotando las localidades desde mediados de la semana.

Esta vez, prácticamente un nuevo equipo de actores subió a las tablas para acompañar al primer actor Félix Leal en su conocido personaje de Gepetto (lo interpreta desde su estreno en 1982) y a Nevalis Quintana, en Troncón; de este modo se iniciaban Lidia Rosa Cárdenas en Pinocho, Yanelis Tejera y Ruandi Góngora en Pepe Grillo, Claudia Lazo e Idalmis Ramírez en El Hada, Grabiel Colarte y Carmen Navarro en El Gato Ciego y La Jutía Coja, respectivamente; Reinier Ramos en Troncón, y el muy joven Rafael Bauzá en Locomotoro, un personaje que comparte con Ramos.

Bauzá es parte de los niños y adolescentes que disfrutan de los talleres de teatro que proporciona el grupo, y en los cuales se ha formado la mayoría de los actores que han compuesto su elenco a través de los años, y ya muestra una trayectoria destacada. Con él se hallaban Brayan Michel Alonso, Liudismar Hernández, Arianne Hurtado y Manuel Alejandro Rivas, niños y niñas de diversas edades que interpretan los juguetes que aparecen en determinadas escenas de la puesta, algo que le brinda un especial encanto a cada función.

Una vez más el escenario circular de este teatro, que es por derecho propio uno de los baluartes de la creación artística de Guanabacoa y pienso que del teatro todo para las más jóvenes generaciones, servía de espacio para el encuentro fraterno de diferentes promociones, cada cual intercambiando con las otras aquello que la distingue, en uno de los clásicos del repertorio infantil occidental pasado por la sensibilidad y la picardía de un cabal hombre de teatro, acaso poco recordado, como el Maestro Ignacio Gutiérrez quien, además de dramaturgo, director artístico y general, asesor, representante del Centro ITI en Cuba, devino también un pedagogo en toda la extensión de la palabra.

Los actores de La Villa tienen la peculiaridad de desempeñarse tanto en el teatro para adultos como en el que se destina a los jóvenes y a los niños de diversas edades; la disponibilidad para trabajar repertorios que se dirigen a sectores etarios variados es requisito indispensable para quienes integran sus filas al igual que el trabajo con los infinitos recursos expresivos que ofrece el teatro de figuras animadas; han de estar siempre disponibles puesto que ensayos, funciones, talleres, producciones de espectáculos llenan la mayor parte de sus días. Y, contemplando una de las funciones de Pinocho, por ejemplo, no deja de emocionarme el ver a un actor de la talla de Félix Leal, o a una actriz del talento y carisma de Carmen Navarro desempeñándose a fondo en el trabajo destinado a los niños y sus familias (un público injustamente subestimado), a veces en personajes episódicos, hechos, no obstante, con tanto rigor y atención como el más complejo carácter de cualquier texto paradigmático pensado para el espectador adulto.

Desde aquel lejano 1964 en que Tomás Hernández Guerrero, profesor entonces de la enseñanza media, fundó los cimientos de este teatro han transcurrido cincuenta y tres años, un aniversario que en esta ocasión el grupo celebrará con el rescate de su festival teatral para niños y jóvenes, el que tuvo la osadía de convocar en las duras jornadas de 1991, en pleno período especial, y sostener con gallardía y pujanza hasta el 2007 en que la prisa de algún decisor deparó, en silencio, sin explicaciones ni análisis en conjunto, su interrupción, que no su fin.

Durante más de medio siglo La Villa se ha mantenido en los escenarios —sin importar la lejanía de los centros culturales, puesto que la cultura socialista tiene siempre por centro verdadero al ser humano y su entorno donde quiera que este se halle y es esta una de las bases de la política cultural de la Revolución Cubana—; trabajando sin denuedo de martes a domingo, acumulando una cantidad de horas de labor eficaz y de títulos en activo que tal vez no iguale ningún otro grupo de la Isla, desarrollando a actores noveles, prohijando futuros directores, promoviendo el arte teatral como un inestimable valor en el mismo seno de su comunidad mediante obras de toda clase, en una actividad febril y tenaz que hace posible, en primer lugar, la encomiable capacidad organizativa, la intransigencia, entrega y el amor al teatro de su líder indiscutible, el director general, director artístico, pedagogo y hombre de familia, querido y respetado por su comunidad y por los hombres de bien que le han conocido, el Maestro Tomás Hernández Guerrero.

Y no es posible hablar de La Villa y no referirse al estado de excelencia en que se mantiene su sala, en ese peculiar y único formato circular —un logro en el cual colaboran el Centro de Teatro de La Habana y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas—, y sin mencionar al equipo de trabajadores que entra en contacto directo con el público en cada jornada de presentaciones. Las colegas que, debidamente uniformadas y ataviadas, atienden la taquilla y el público en la sala, y están atentas a sus necesidades durante cada función constituyen uno de los mejores equipos de la capital, en emulación fraterna con el Gran Teatro Alicia Alonso, la sala Hubert de Blanck y el Teatro La Edad de Oro.

Ojalá que para Guanabacoa, territorio ilustre en la geografía cultural de la capital, a apenas treinta y cinco minutos de viaje desde los municipios del centro en el transporte público, deje de resultar excepcional, por infrecuente, la visita de los colegas que tienen las altas responsabilidades del ejercicio de la crítica, la promoción del arte teatral y la administración de recursos en el sector; las agrupaciones teatrales radicadas allí lo agradecerán y estimarán en lo que vale.

Todos deseamos realizar lo que sea que hacemos con la mayor calidad y del modo más eficiente, y ha de haber tantos modelos y líneas artísticas como resulte preciso para satisfacer las bien diversas expectativas de los públicos y llevarlos a goces legítimos cada vez mayores; las preferencias estéticas de ninguno encuentran razón para prevalecer en un horizonte que se sabe heterogéneo y que se sustenta en una política cultural diáfana y vigente. Nada lastima y embrida tanto al arte como “la norma al uso”, nada procura mayor esterilidad y desaliento.

Sin importar la inestabilidad que en este presente caracteriza a los elencos y equipos técnicos —y que se vuelve problema mayor en los territorios— ; sin que la falta de recursos afecte la imaginación y detenga el quehacer artístico; a pesar de que las instituciones locales aún no brinden el decisivo apoyo para la continuidad de valiosas iniciativas (como la reparación de la estrecha calle que sirve de espacio a La Callecita de los Cuentos, surgida en 1985 y premiada nacional e internacionalmente), el Teatro de la Villa mantiene abiertas de par en par sus puertas durante todo el año por más de medio siglo, no solo para recibir al público que lo hace suyo sino, también, a cuanto artista, propuesta, invitación o reto le llega. La Villa y su gente cumplen cada semana con eso medular y nada sencillo que es el sentido de su existencia.

Publicado: 2 de septiembre de 2017.

http://www.cubarte.cult.cu/es/article/49845

 

 

 

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/09/05/teatro-de-la-villa-un-verano-de-altura/

Sep 02

Japón estrenará en octubre película “Ernesto”, dedicada al Che Guevara.


La película nipona "Ernesto" se estrenará el próximo octubre en homenaje al 50 aniversario de la muerte del Che. Foto: Kino Films

La película nipona “Ernesto” se estrenará el próximo octubre en homenaje al 50 aniversario de la muerte del Che. Foto: Kino Films

La película “Ernesto” narra la historia de Freddy Maymura, un guerrillero boliviano de origen nipón que combatió junto al Che en Bolivia, y se estrenará en octubre en conmemoración del 50 aniversario de la muerte del guerrillero heroico.

El filme llevará por título “Ernesto” – nombre con el que se conocía a Maymura –, y relatará la historia de este hijo de inmigrantes japoneses en Bolivia cuya vida dio un giro radical al conocer al Che cuando cursaba estudios de Medicina en Cuba.

Freddy Maymura Hurtado, guerrillero boliviano de origen nipón que combatió al lado del "Che" Guevara.

Freddy Maymura Hurtado, guerrillero boliviano de origen nipón que combatió al lado del “Che” Guevara.

Maymura nació en 1941 en Trinidad (Bolivia), en el seno de una familia acomodada pero en un entorno donde predominaba la pobreza, y desde joven mostró su vocación de ayudar a los demás y decidió convertirse en médico, según la breve biografía distribuida por la productora.

Marcado por su encuentro con el Che y con sólo veinticinco años, decidió alistarse en el Ejército de Liberación Nacional de Bolivia (ELN), la guerrilla internacionalista que el carismático líder revolucionario argentino emprendió en las selvas del país andino.

Maymura, quien también era conocido con el apodo de “el médico” entre los 47 guerrilleros del ELN, murió en agosto de 1967 a manos del ejército boliviano, después de que la columna en la que combatía, comandada por el cubano Juan Vitalio Acuña Núñez, sufriera una emboscada.

Sus restos no fueron hallados hasta 1999, y actualmente reposan en el Memorial de Ernesto Guevara en Santa Clara (Cuba).

El director del filme aspira a “ayudar a que el personaje de Freddy sea conocido entre el público”, y explicó que descubrió su historia al investigar sobre la inmigración de japoneses a Bolivia desde finales del siglo XIX.

Sakamoto es responsable de filmes como “Face” (2000), con el que ganó el premio al mejor director de la Academia nipona de Cine, “My House” (2003) o “Children of the Dark” (2008), entre otros.

El elegido para interpretar a Maymura es el actor nipón Joe Odagiri, que comenzó a estudiar castellano en abril de 2016 para meterse en un papel que ha definido como “muy difícil”, según la nota de Kino films.

“Ernesto” llegará a las pantallas niponas el próximo octubre, coincidiendo con el 50 aniversario de la muerte del Che y del propio Maymura.

Dentro del reparto, destacan también los actores cubanos Huang Miguel Valero Acosta, Miriam Alameda, Gisele Romincharu, Alexis Díaz de Villegas, Enrique Bueno Rodríguez, Daniel Romero, entre otros.

El filme forma parte de una serie de actividades que Tokio ha organizado para rememorar el aniversario 50 de la muerte del héroe argentino.

(TOMADO DEL SITIO “CUBADEBATE” http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/09/02/japon-estrenara-en-octubre-pelicula-ernesto-dedicada-al-che-guevara/  )

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/09/02/japon-estrenara-en-octubre-pelicula-ernesto-dedicada-al-che-guevara/

Sep 01

Oración a Michael Jackson

 

ORACIÓN A MICHAEL JACKSON

 

Bendito seas,

Príncipe oscuro en mortal desafío.

Bendito seas entre los seres.

Tus piernas dibujan en loca metáfora

la danza sacrílega de la Luna.

Gravitan monstruos y gángsters ante el hechizo

de la melodía.

Sombrero en mano, sonríes y escapas…

Robando la inocencia de un dulce niño que,

entre bailes,

ora lágrimas por tu no partida.

 

           Nevalis Quintana Fernández

           3/ septiembre/ 2009.

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/09/01/oracion-a-michael-jackson/

Sep 01

Golondrina: una crónica de la Tecla del Duende.

Golondrina.

Era apenas un impulso de pecho diminuto. Una saeta de plumas con la sangre atrevida. Era más alas que pico, o lo que es igual, más deseos de volar que preocupación por alimentarse. La encontramos a la salida de la Cueva El Palenque, en el pinareño Valle de Viñales. Insólitamente, estaba en medio de la carretera que rodea el mogote y permite a los visitantes regresar a la boca de la caverna luego de la excursión por sus entrañas.

Casi no podía saltar. Mucho menos volar. Pero intentaba una y otra cosa revolviéndose contra el asfalto, ya caliente al punto del mediodía, aun a riesgo de que la atropellara la rueda indolente de un taxi o el paso descuidado de un turista. ¿Qué hacía allí, si las bandadas estaban al otro lado, en la entrada de la cueva, arremolinándose en el aire de continuo mientras los guías explicaban sobre arqueología, formaciones rocosas y cimarronaje? ¿Qué buscaba lejos de su nido y su familia, si era claro que aún no podía valerse por sí misma?

La alejamos con cuidado de la carretera, para conservar su minúsculo latido; pero ella volvía cabeceando a arrimarse al borde. Encontramos sobre un pequeño árbol de piñón lo que nos pareció sería su hogar; y allí la colocamos; mas volvió al suelo, en un frenesí que —hoy sabemos— pretendía decirnos que aquella no era su casa; porque los nidos de golondrinas se hacen de barro, en forma de taza, y adosados a sólidas estructuras verticales, como las estalactitas y columnas del frente de la caverna.

Ah, pequeñuela con arrebato libertario, ¿qué pretendías gritar sin poder apenas abrir el pico? ¿Cuánto de una especie que no es particularmente veloz, pero puede maniobrar para cazar insectos, rozar el agua, o alimentar a sus crías en pleno vuelo, ya se fraguaba en ti, que acaso enternecías el paisaje con tu ínfimo parpadeo?

Y cuando nos fuimos, ¿alguien te habrá puesto a resguardo o al final tu ímpetu de mundo abierto te habrá conducido a la fatalidad? Ninguno de los cuatro aventureros de aquel día de julio logramos olvidarte. Quién pudiera, como tú, desconocerlo todo, tramontar la suerte y avanzar, siempre avanzar, cuando destella, a pleno sol, el ángel de la vida.

Jesús Arencibia Lorenzo.

( Esta crónica surge de una anécdota de una excursión a Viñales realizada por Jesús Arencibia, Julia Hernández, Silvia Pelegrín y yo en julio y fue publicada por la columna “Tecla del Duende” del periódico “Juventud Rebelde” este jueves 31 de agosto)

Volverán las oscuras golondrinas

en tu balcón sus nidos a colgar,

y otra vez con el ala a sus cristales

jugando llamarán.

Pero aquellas que el vuelo refrenaban

tu hermosura y mi dicha a contemplar,

aquellas que aprendieron nuestros nombres…

ésas… ¡no volverán!

Gustavo Adolfo Bécquer.

http://www.juventudrebelde.cu/columnas/tecla-duende/2017-08-30/golondrina/

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/09/01/golondrina-una-cronica-de-la-tecla-del-duende/

Ago 25

Poesía, ciencia y complejidad: sobre una charla del poeta Roberto Manzano.

El poeta Roberto Manzano ofreció una charla a un auditorio que desafiando el sol de agosto se llegó por estos días a la Casa de la Poesía en la Habana Vieja.

24 de agosto de 2017

Roberto Manzano

«En cuestiones de comunicación cualquier cosa significa. Estar parado no es igual a estar sentado, sobre todo si se va a hablar de poesía. Su poder de connotación es tan grande que no podemos imaginar a José Martí sentado diciendo: Yo soy un hombre sincero / de donde crece la palma / y antes de morirme quiero / echar mis versos del alma. Automáticamente lo situamos de pie. Como tampoco es posible imaginarlo de pie cuando leemos: Puesto a horcajadas / sobre mi pecho / bridas forjaba / con mis cabellos. Ni siquiera cuando está hablando en pasado, contando lo que ya no es».

Así empezó la singular charla que el poeta Roberto Manzano ofreció a un auditorio que desafiando el sol de agosto se llegó por estos días a la Casa de la Poesía, sita en su nueva sede del Liceo Artístico y Literario de La Habana (calle Mercaderes, número 16, entre O’Reilly y Empedrado, La Habana Vieja).

Válido es señalarlo porque oyéndose hablar de un ciclo de conferencias sobre poesía, que la institución viene celebrando desde el pasado febrero cada dos meses (en este caso la cuarta, correspondiente a agosto), bien podría entenderse que el tema poético será servido desde la obra misma de descollantes poetas que en el mundo han sido, o desde sus poéticas (tratados para explicar o entender la poesía). Sin embargo, no es así.

Aunque la materia prima es la creación misma con la que ilustra el orador cada conjetura, y los versos de los grandes vienen a coronar cada dilucidación, no es precisamente el análisis de un poeta clásico, ni popular, ni los esbozos de los principiantes ni sus versos en sí lo que da sustancia al encuentro.

Para estar allí hay que disponerse a pensar. Los que han asistido a los anteriores encuentros ya han intercambiado en torno a la relación de la poesía con la persona y la sociedad, con el afecto y el conocimiento, con la ecología y la espiritualidad. A esta jornada correspondió examinar los vínculos entre poesía, ciencia y complejidad.
Convencidos de que detallar los su- puestos esgrimidos allí será un ejercicio fallido, pero procurando acercar al lector a lo que sucede en este sitio regularmente, transmitimos algunas de las ideas que por más de dos horas fueron debatidas para beneplácito de sus participantes.

El lenguaje cotidiano apunta hacia lo denotativo: la poesía tiene otras leyes. Y dice cosas sin decirlas. Es un lenguaje especial que se lleva bien con la locura, con lo irracional, el delirio. De todos los medios de comunicación es el más completo. Trabaja con símbolos que desbordan cualquier equivalencia simple de significados.

Usa los símbolos objetivos y comunes, pero los carga de complejas significaciones subjetivas.

Los artistas trabajan con imágenes, y si no las trabajan no pueden serlo. En el caso del poeta el asunto es más complejo. Los que tienen poder respetan a los escritores y a los poetas porque trabajan con el signo que hizo al hombre, con el que envuelve materialmente el pensamiento. La poesía es el arte de la verbalización estética.

Tiene que insertar una imagen en una palabra y eso es más difícil que pintarla, porque implica una mediación compleja entre dos códigos que ya lo son complejos por sí mismos: el pensamiento imaginal y la expresión lingüística.

Escribir poesía es traducir. De todas las teorías es la traducción la que mejor puede ayudar a entender ese proceso. Aunque no se puede definir la poesía, ayuda mucho a operar con ella emplear la siguiente definición como una hipótesis de trabajo: la poesía es un arte verbal, y esto implica inscribir las imágenes del mundo interior en las cadenas lingüísticas sujetas a ritmo. La ciencia quiere ser objetiva. Los trabajos investigativos no admiten el verbo en primera persona, hay que expulsar al sujeto. La poesía no. No puede separar al sujeto. Ella es la más alta personalización del mundo. Condensa las ideas y neutraliza dicotomías.

La poesía profetiza. La ciencia pronostica. La poesía emplea la intuición, la ciencia el razonamiento. La poesía es imagen, y la ciencia concepto. La ciencia experimenta, analiza, disecciona, extrae leyes, verifica procesos, mientras la poesía es siempre singular, sintetiza, asocia anímicamente, sinergiza la esencia humana. Mientras la ciencia busca la explicación y revela el desconocimiento, la poesía acepta el misterio, no se avergüenza de no tener los argumentos necesarios: «Hay golpes en la vida tan fuertes… ¡Yo no sé!», podría decir César Vallejo. La ignorancia como variable es apabullante para el científico, no para el poeta.

La complejidad está en nuestras vidas. El mundo que se simplifica se falsea. Nuestra realidad de hoy no es aristotélica, sino heracliteana, por aquello que sostuviera el también llamado Oscuro de Éfeso sobre la permanente mutación humana. Ya ni en el verdadero arte, ni en la ciencia, se puede tocar la flauta por casualidad. El desarrollo está en el estudio, en la interdisciplinariedad. Sin un estudio concienzudo no se puede crear. Nutrir el espíritu es una responsabilidad. Las vocaciones que no se cumplen retornan. Es preciso ser fieles a sí mismos. La complejidad es un llamado a responder de un modo más productivo frente a la incertidumbre.

Más o menos de enfoques como estos tratan las conferencias. Los que se animen a las que faltan -Poesía, poder e ideología. (18 de octubre) y Poesía, patria y humanidad (13 de diciembre)- tendrán la próxima palabra. Ojalá sean muchos los que prioricen la cita, donde el corte transversal del espíritu nos deja como nuevos.

(TOMADO DEL PERIÓDICO GRANMA)

http://www.granma.cu/cultura/2017-08-24/poesia-ciencia-y-complejidad-24-08-2017-22-08-35

 

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/08/25/poesia-ciencia-y-complejidad-sobre-una-charla-del-poeta-roberto-manzano/

Load more