Vacaciones en Holguín y un poema de amor.

Vacaciones en Holguín y un poema de amor.

Septiembre es mi mes de descanso en el teatro. En plena vacaciones de verano, siempre aprovecho viajar junto con mi esposa por mi Patria. Uno de esos lugares a los que he vuelto alguna vez es el pequeño poblado de Banes, en la provincia de Holguín. Allí, en los muros de la sede de la Casa de la Cultura, descubro este fragmento de poema de un poeta cubano poco conocido, fallecido en la plenitud de su vida a la edad de 45 años.

Sus breves versos me conmueven:

 Mañana seré árbol, lo estoy avisando.

Los pájaros harán nido en mis hombros

Y en el íntimo follaje crecerá desde la conciencia,

Mañana seré árbol, lo estoy avisando,

Árbol, para que el amor escriba sus nombres

para que duerman niños a mi sombra.

Su nombre es Francisco Mir Mulet. Vísperas de un nuevo viaje a Holguín, donde presenciaré la visita especial del Sumo Pontífice Papa Francisco, les comparto esta crónica de homenaje.

Nevalis Quintana Fernández.

10 de septiembre del 2015.

 

Nevalis Quintana junto a la escultura dedicada a Francisco Mir en Banes, Holguín

Nevalis Quintana junto a la escultura dedicada a Francisco Mir en Banes, Holguín

En compañía de… Francisco Mir.

Tropos, 29 de junio de 2010

 La poesía de Francisco Mir, a pesar de la brevedad de su vida, es de un extraordinario valor simbólico. Originario de Banes, donde transcurrió toda su infancia, desarrolló su itinerario creador en la Isla de la Juventud, que cantó con amorosa tenacidad, y en la que ejerció una noble influencia sobre sus creadores. El capítulo áureo de esta localidad, cuando ella era el escenario de jóvenes creadores de todas las manifestaciones artísticas del país íntegro, que acudieron allí detrás de sus utopías personales, fue escrito con las manos jóvenes y fervorosas de Francisco Mir. Apasionado y de una sensibilidad vigorosa, poesía una imaginación muy viva, que sabía convertir en imágenes fuertes todo el arca de oro de sus días germinales. La teluricidad y la vida familiar, el amor que busca ansiosamente completarse, el reconocimiento del destino de los suyos, a quienes cantó con suma lealtad, jamás faltaron en sus ricas piezas líricas. Transitó por varios modos expresivos, y en todos fue auténtico y original. Para quien escribe estas líneas, su mejor cosecha artística, pues representaba mejor su trasfondo psíquico e implicaba una coherencia mayor con su identidad profunda, es aquella en que, aunque no abandonase totalmente sus inclinaciones coloquiales, desplegaba una imaginación exuberante con la naturaleza y los movimientos sin fronteras de su rico mundo interior. Sabía crear imágenes mágicas, de fuerte calado inconsciente, donde dinamizaba toda su memoria de joven de origen campesino con profundas lecturas de la mejor poesía universal. Siempre había en sus composiciones un relente teatral que les ofrecía un aura dramatúrgica especial. Amaba la representación dramática, y rendía culto a la invención novelesca. La poesía cubana le debe aún su útil propagación y justo conocimiento.

ROBERTO MANZANO.

 

FRANCISCO MIR MULET (Banes, 7 de mayo de 1953-Isla de la Juventud, 8 de abril de 1998). Poeta, narrador, promotor. Uno de los más importantes poetas de la poesía de la tierra. Su libro Proyecto de olvido y esperanza es uno de los fundamentales de esta tendencia expresiva de los años setenta. Publicó numerosos libros de poesía. Desarrolló una extraordinaria labor en la Isla de la Juventud en todos los órdenes de la creación. Urge la publicación de una antología de su obra, presentada adecuadamente por los conocedores de la misma con una valoración de su contribución creadora.

(TOMADO DEL SITIO CUBALITERARIA).

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2015/09/10/vacaciones-en-holguin-y-un-poema-de-amor/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.