«

»

Ene 26

Imprimir esta Entrada

Una clase con Eugenio Barba: “El Teatro como Poesía del Espacio”.

 Odin Teatre es  un asiduo visitante de las tablas cubanas. Durante octubre y noviembre del pasado año, la prestigiosa agrupación danesa realizó una gira por toda la Isla, presentando sus nuevas propuestas de teatro y clases magistrales. Por ello, sus espectáculos ¨La vida crónica¨,¨Las grandes ciudades bajo la luna¨, ¨Memorias¨ y ¨Mis niñas de escena¨ fueron acreedores del Premio Villanueva, concedidos por la crítica teatral a los mejores puestas nacionales y extranjeras presentadas en Cuba en el 2016.

Eugenio Barba y Julia Varley en Casa de las Américas.

Eugenio Barba y Julia Varley en Casa de las Américas.

 Asistí a una de las clases magistrales de su director Eugenio Barba, en compañía de la actriz Julia Varley, en la Sala ¨Che Guevara¨ de Casa de las Américas. La poesía ha sido uno de los ejes que han vertebrado el trabajo del Odin Teatret. Tanto en sus textos como en los espectáculos, la instancia poética ha sido materia prístina – convertida en imágenes, identidades actorales, sonoridades musicales –de su quehacer y de su pensamiento.

 “-¿Qué es un proceso creativo?-” Se preguntó Barba. “-La trasposición, esencialmente. De los símbolos de las letras en la página a imágenes. Es la creación de otras realidades-”.

El oficio del poeta, la sucesión de palabras una detrás de otra, la creación de una cadena de imágenes donde la pasión, la emoción comunican al lector, fue uno de los puntos de partida: versos de Neruda, Blake, Octavio Paz, Borges, Huidobro se dejaron escuchar en su voz.

La trasposición de la eficacia de la palabra poética a la acción dramática, a la acción del actor, fue una equivalencia con la cual Barba explicó el proceso creativo. Fue muy ilustrativo observar la construcción de una partitura que se enriquecía por las variaciones y las compresiones que la actriz Julia Varley ejecutaba sobre ella y, de manera especial, por la inclusión de la música. “Con la música la estructura se transforma porque la actriz dialoga con los acentos de la música. La música es parte fundamental que hace que el actor no se quede en sí mismo. El actor siempre reacciona, no acciona”.

 Cuando los asistentes llegaron a la sala Che Guevara, encontraron sobre sus asientos una hoja impresa con un poema, titulado ¨Aquí, Hoy¨. Según nos contó Barba, dicho poema fue encontrado en la billetera del cadáver del padre del escritor colombiano Héctor Abad Faciolince cuando fue asesinado por sicarios en una plaza pública de Bogotá. Abad, al reconocer el cuerpo, encontró en la billetera, que aún conservaba dinero, de manera que descartaron un robo como motivo del homicidio, un pequeño papel doblado con el poema. Al principio, Abad atribuyó el poema a José Luis Borges y viajó con el texto a Buenos Aires para confirmarlo con su viuda María Kodama, pero ella aseguró que no pertenecía al poeta argentino.

 El poema  le sirvió a Julia para construir otra improvisación en la cual como base trabajaría a partir de un verbo inspirado en palabra, frases o versos del poema. Para ello, Julia se apoyó de una actriz del público quien le fue aportando los verbos. Sobre ese diálogo, fue modelando los nuevos movimientos, las nuevas imágenes que repetía y reconstruía según indicaba Eugenio.

 “-Esto es una ficción pedagógica”-confesó Eugenio ante las risas del auditorio. Se refirió a que ese era el método de Stanislavski, “en el Odin no se trabaja de esa forma.”Para nosotros la esencia es la biología, el estudio de la vida, los procesos del organismo, porque, añadió, el espectáculo es un organismo vivo, como el ser humano. “-¿Cuál es el sentido de la vida? Es mantenerse en vida.”, aseguró.

 Para los internautas, les regalo este hermoso texto poético de autor desconocido.

Aquí, Hoy.

Ya somos el olvido que seremos.

El polvo elemental que nos ignora

Y que fue el rojo Adán y que es ahora

Todos los hombres y que no veremos.

 

Ya somos en la tumba, las dos fechas

Del principio y del término, la caja,

La obscena corrupción y la mortaja

Los ritos de la muerte y las endechas

 

No soy el insensato que se aferra

Al mágico sonido de su nombre;

Pienso con esperanza en aquel hombre

Que no sabrá que fui sobre la tierra.

 

Bajo el indiferente azul del cielo

Esta meditación es un consuelo.

 

Nevalis Quintana.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2017/01/26/una-clase-con-eugenio-barba-el-teatro-como-poesia-del-espacio/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Email
Print