Vindicación de José Martí

José Martí

 José Martí resucita, cual Ave Fénix, ante el agravio que ofende la hora difícil de la Patria. En guerra de símbolos y redes virtuales, el Apóstol despierta en la ofensa de su humilde pesebre, ultrajado en sangre por sujetos, que vendieron en denarios su cubanidad. Otra vez, el Monstruo, desde sus entrañas, da el zarpazo a la injuria y al odio. Pobres los Panter Rodríguez y los Yoel Prieto, individuos alentados por la basilisca Ana Olema y pandilla de seudo artistas profanos, de dudosa y monetaria moral. Para ellos, el desprecio de un pueblo que regala al amigo sincero el ramo de rosas blancas y una bandera. Porque para él la gloria no era pedestal, cabía en un grano de maíz y aun así, escuché una vez, creyó que aquel grano le era demasiado grande. Su última palabra escrita, en inacabada carta testamento por el llamado al combate, es acto de fe para todos: honestidad. Desde la trinchera de ideas, el Apóstol nos convoca a los Cubanos, dígase en mayúsculas, los Verdaderos, los de adentro y los de afuera, puesto que Patria, nuestra amada Cuba, también se llama Humanidad.

Nevalis Quintana Fernández.

Enlace permanente a este artículo: http://neva.cubava.cu/2020/01/28/vindicacion-de-jose-marti/

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.