Yazmina Calcines, una narradora erótica desconocida.

Yazmina Calcines, una narradora erótica desconocida.

Yazmina Calcines

Este 17 de diciembre, Yazmina Calcines habría cumplido 61 años. Sin embargo, un mortal enfermedad se la llevó en la plenitud de su vida en el año1999, cuando se dedicaba intensamente a la literatura de corte erótico.

Durante tres lustros Yazmina Calcines se desempeñó como periodista de publicaciones juveniles y fue jefa de redacción de la popular revista ¨Somos Jóvenes¨. En 1992 la Editorial Abril le publicó su cuaderno de cuentos De ángeles y demonios y el plegable Camila y los muñecos, cuentos para niños. Amiga y compañera de poetas, Yazmina fue una escritora que, aunque no fue poetisa, devino —al decir de sus cercanos— “una narradora erótica a quien escribieron muchos poemas en la estrofa de diez versos”,

En 1996 los médicos le detectaron un cáncer muy invasivo, a resultas del cual le pronosticaron apenas tres meses de vida.Sin embargo, Yazmina se sobreimpuso al cruel padecimiento durante tres años, que fueron los más fértiles de su vida literaria, paradójicamente en un campo siempre tan alejado de la muerte como es el que privilegia, artísticamente, los placeres del cuerpo.

En 1999, en la fase final de la enfermedad que concluyó en su deceso, escribió varios cuentos eróticos para su libro Colores contra Tanatos, que no pudo concluir, y terminó su  novela La sedición de Odette. Un tónico de mujer para el amor, hasta el momento inédita.

Para integrar el mencionado volumen en preparación, Colores contra Tanatos, escribió el cuento Negro, y lo envió a la edición del concurso de literatura erótica Farraluque que sería premiada en febrero del 2000, pero su heroica lucha contra el cáncer no fue suficiente para ver el resultado: Yazmina desapareció físicamente en octubre del 1999, a los 41 años.

Como su cuento no pudo concursar, el Centro de Arte y Literatura Fayad Jamís, convocante del certamen, en homenaje a la escritora lo publicó en un sencillo folleto, con prólogo, titulado Una flor para Yazmina, de quien fuera su compañero en la vida y las letras, Pedro Péglez González.

En el 2012, el concurso nacional de poesía  Ala Décima, dio a su acostumbrado premio colateral de tema erótico el nombre de Yazmina Calcines, Así mismo en el 2017, surge la Peña de Poesía Erótica ¨Los Cinco Sentidos¨ en tributo a la escritora y donde su conductora y hermana de Yazmina, la poeta Yamilet Calcines, nos dedica a conocer, junto a sus invitados, su obra literaria y desconocida. El Blog ¨El Poeta teje las estrofas¨ se une a este homenaje y dará a conocer pronto algunos de los  textos inéditos de Yazmina Calcines, los que esperan ser publicados algún día.

Brindis poético por Yazmina Calcines.

Nevalis Quintana Fernández

(con colaboración de Yamilet Calcines y Pedro Péglez González)

Peña de Poesía Erótica ¨Los Cinco Sentidos¨ (vídeo de Youtube)

 

UNA FLOR PARA YAZMINA

Yazmina Calcines no pudo concursar en el Farraluque 2000. Desde su convocatoria había acariciado la idea de escribir un cuento para él, y ese deseo le surgía de su aprecio por el bien ganado prestigio del certamen y del amoroso vínculo cultural que la unió a Alamar en 1999. Andaba conformando su libro Colores contra Tanatos, narraciones en las cuales un mismo personaje —Malva Iris— vivía experiencias eróticas, desde la adolescencia hasta la adultez, con una persona de distinto temperamento cada vez, a quienes la autora identificaba con un color diferente. Había escrito los tres cuentos iniciales, correspondientes a las etapas púberes de Malva Iris, cuando se entusiasmó con el Farraluque. Decidió entonces interrumpir la secuencia cronológica que venía siguiendo y pasar a crear, específicamente para el concurso, la historia final del cuaderno.

Fue así que de su pluma surgió Negro, episodio en que el afán de romper las ataduras restrictivas del placer carnal, al pasar el laberíntico tamiz que a la siquis imponen las costumbres, deviene su contrario, con su recua de pérdidas y desencuentros. A principios de octubre de 1999 ya Negro estaba listo.

Pero Yazmina Calcines no pudo concursar en el Farraluque 2000. A mediados de ese mes, en las grises inmediaciones del día en que iba a casarse en la peña semanal de la biblioteca de Alamar, falleció víctima de una enfermedad contra la cual llevaba años luchando con estoicismo impar. Iba a cumplir, en ese diciembre, 42 años.

Sea esta modesta edición como una flor a su hermosa voluntad de lucha por la vida y por las letras.

Pedro Péglez González

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2018/12/18/yazmina-calcines-una-narradora-erotica-desconocida/

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.