Declaración de la UNEAC sobre calumnias de Mario Vargas Llosa

De un tiempo a esta parte al escritor peruano-español Mario Vargas Llosa le ha dado por dictar recetas, en cuanto medio a su alcance, acerca de cuál es el régimen político perfecto en América Latina. Para él, por supuesto, todo pasa por la democracia electoralista que se rige por las leyes de la oferta y la demanda, las reglas del neoliberalismo y la manipulación aviesa de la opinión pública. Ni una línea sobre las protestas en Chile, Colombia y Brasil. El escritor prefiere guardar silencio cómplice en esos casos.

La más reciente diatriba contra los pueblos de Nuestra América tuvo como caja de resonancia una intervención reproducida por un canal de la televisión de Estados Unidos, diseñado especialmente para Cuba con fines subversivos. En la entrevista, replicada por medios muy influyentes de la región, se vuelve a reiterar que Venezuela y Cuba son los culpables de los actuales estallidos sociales en el continente. Mencionó el golpe de estado contra el Presidente boliviano Evo Morales como “una demostración de que uno puede librarse de la mala influencia de Venezuela, de Cuba, de Nicaragua”.

Evidentemente, Vargas Llosa no nos conoce. Desde hace demasiado tiempo perdió la noción de la realidad de cuanto acontece entre nosotros. Intenta estimular con un desvergonzado y delirante presagio, la iniciativa de un levantamiento interno, que tendría obviamente el respaldo del Imperio y sus aliados. Augura que “en cualquier momento el pueblo cubano nos va a dar una sorpresa”.

Ofensiva y calumniosa profecía. La “sorpresa” que cada día ofrece el pueblo cubano es la de ser más revolucionario, más firme, más creativo, más solidario, más socialista, más digno. La de estar cada día más unido en torno a los ideales de Martí y de Fidel.

La vanguardia del movimiento artístico y literario cubano rechaza categóricamente los insultos y mentiras que el señor Vargas Llosa propala sin sonrojo.  Junto a su bien ganado reconocimiento literario, tendrá sin duda un sitio en “la historia universal de la infamia”.

Presidencia de la UNEAC.

10 de diciembre de 2019

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/12/12/declaracion-de-la-uneac-sobre-calumnias-de-mario-vargas-llosa/

Abel Prieto es el nuevo Presidente de Casa de las Américas

presentado-el-escritor-abel-prieto-jimenez-como-presidente-de-la-casa-de-las-americas
 

En la tarde de este lunes, el Ministro de Cultura Alpidio Alonso, acompañado por el viceministro Fernando Rojas y la viceministra primera María Elena Salgado junto a otros funcionarios del MINCULT, presentó ante el Consejo de Dirección y trabajadores de la Casa al escritor y ensayista Abel Prieto Jiménez como el nuevo presidente de la Casa de las Américas.

Abel Prieto sustituye al poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar, quien falleció el pasado 20 de julio y fungió como presidente de la institución desde 1986 hasta su muerte. Discípulo de Fernández Retamar, Prieto en diálogo con los trabajadores de la Casa reconoció la inmensa labor de Roberto al frente de la Casa, así como el importante legado de Haydee Santamaría, fundadora e “inventora” de la Casa.

A partir de este momento, Marcia Leiseca, fundadora junto con Haydee de la Casa y quien ha fungido desde varias décadas como vicepresidenta primera, ejecutará la liberación de su cargo y comenzará el proceso de entrega, proceso que estará presidido por María Elena Salgado, viceministra primera del MINCULT.

Arien González, en gesto de gratitud y despedida a Marcia, leyó la carta que Roberto Fernández Retamar le escribiera en ocasión de su asignación como viceministra de Cultura en 1989.

En sus palabras iniciales Arien refirió: “Ya sabemos que Roberto siempre tuvo las mejores palabras entre nosotros y los sentimientos compartidos con la mayoría de los trabajadores. En estos días hemos estado desempolvando archivos y apareció esta carta del momento en que Marcia fue a trabajar al Ministerio de Cultura. Entonces, la Casa estaba cumpliendo sus treinta años de fundada. Hoy, cuando la Casa tiene sesenta años, estas palabras resumen también el sentimiento y el pensamiento de sus trabajadores.”

“La Habana, 5 de abril de 1989
Año 31 de la Revolución

Mi Marcia tan querida:

Ayer tuve la dicha de dar a conocer a los compañeros del Consejo de Dirección tu carta, que he pedido además se ponga en el mural de la institución, para que todos los trabajadores, “antiguos y más recientes”, puedan leerla.

Esa carta, Marcia (tú lo sabes bien), ha de ser siempre uno de nuestros grandes orgullos. Ella pone de manifiesto no solo tu constante generosidad, tu contagioso entusiasmo, sino además esa otra virtud tuya, tan rara de encontrar, que es tu profunda, inquebrantable modestia. Para gentes como tú se escribieron estas palabras martianas: “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”.

Has hecho tantas cosas en tu fecunda vida, tantas cosas memorables, y sin embargo nunca te hemos visto solicitar ni de lejos el más pequeño reconocimiento, nunca has mostrado ni la sombra de una vanidad. Sin ir más lejos, hiciste nuestra Casa, Haydee y tú la hicieron, ustedes fueron nuestras fundadoras. Nosotros nos esforzamos por proseguir, lo mejor que podemos, la tarea que ustedes iniciaron. Por eso, al decirnos en tu carta cosas tan bellas, aunque no te lo hayas propuesto, has hecho tu elogio. Lo que nos dices, eres tú quien lo merece.

Ahora que la Casa que tú contribuiste de modo decisivo a traer al mundo va a cumplir sus primeros treinta años, es de elemental justicia reiterar cuánto te queremos, te admiramos, te respetamos, te agradecemos.

Sabemos que donde quiera que estés serás útil, creadora, ejemplar. Solo eso nos consuela (al menos un poco) de que no te encuentres físicamente, día a día, con nosotros, en tu casa.

Te abraza, a nombre de todos tus compañeros, tu hermano
Roberto.

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/12/10/abel-prieto-es-el-nuevo-presidente-de-casa-de-las-americas/

Adiós a otro gran amigo: Esteban Llorach

Este lunes 25 de noviembre, cuando se recuerda el 3 aniversario de la partida física de Fidel, despierto con la noticia del deceso de otro amigo y colega: el editor e investigador Esteban Llorach Ramos. Casí de inmediato, me llegan los recuerdos de nuestro primer encuentro en el Seminario de Dramaturgia, convocado por Haydée Salas y Esther Suárez, en noviembre de 1997. Esteban tuvo en sus manos y corrigió mis primeros y aún inéditos textos teatrales breves. Con él compartí en la antigua sede del Instituto Cubano del Libro, en el Palacio del Segundo Cabo, en la UNEAC y en tertulias con amigos; entre ellos Isabel Cuello, Nieves Cárdenas y el chileno Luis Eduardo Aguilera.

Me uno a las palabras escritas desde Facebook de Roberto Manzano para este amigo que da su adiós en silencio:Esteban Llorach era un artista del trabajo editorial. Un libro salido de sus manos era una entrega de sensibilidad y ampliación humana. Era un profesional que trabajaba bajo el concepto de lo sublime.”

Nevalis Quintana.

Mucho se habrá de extrañar a Esteban Llorach Ramos en los espacios destinados a abordar la literatura para niños y jóvenes, o en los que se debatan serios asuntos asociados a la edición de libros, por ser en esos ámbitos renombrado especialista. Una isquemia cerebral puso ayer fin a su vida, a los 69 años de edad, suceso que enluta a la cultura cubana. 

Merecedor del Premio Nacional de Edición en 2003 y Miembro de la Uneac, Llorach es autor de una obra editorial de exquisita factura. Entre sus trabajos cuentan: La herida abierta. Poesía y prosa, Gabriela Mistral, (Selección, prólogo, cronología y notas); Ya está el café; Locura de amor, Renée Méndez Capote; En la cresta de la ola, Excilia Saldaña, y Fábulas de Jean de la Fontaine, por solo citar algunos de los más recientes, si bien figuras de la talla de José Martí, Giovanni Boccaccio, Rabindranath Tagore, César Vallejo y Pablo Neruda, entre muchas otras, han estado bajo sus cuidados.

«Esteban Llorach era un artista del trabajo editorial. Un libro salido de sus manos era una entrega de sensibilidad y ampliación humana. Era un profesional que trabajaba bajo el concepto de lo sublime. (…) Es una pérdida irreparable para el sistema editorial cubano, posteó en Facebook Molino Blanco Ediciones.

En la propia red social, Alberto Marrero, presidente de la Asociación de Escritores de la Uneac, se refirió a Llorach como «un hombre del libro y la literatura con más de 200 antologías a su cargo y otros textos imprescindibles», mientras que el poeta Alex Pausides expresó su adiós «al trabajador infatigable, al promotor de las letras para los niños y los jóvenes, al polemista entero, al compañero de mil jornadas y mil combates por la literatura y las letras cubanas», y lo recordó como un «colaborador lúcido y comprometido», merecedor de «este instante de memoria y silencio ante su partida».

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/11/25/adios-a-otro-gran-amigo-esteban-llorach/

“La Ciudad”- un poema a La Habana.

 La Ciudad.

                           ( a La Habana, en sus 500)

El Morro abre sus piernas, salpicadas de mar,

a la espera de un amante.

Luperto suspira estruendos al añejo frontón.

Cristo bendice el pecado en la bahía.

Penetran cruceros.

Un haz ilumina a la pareja que danza entre besos del malecón.

Baña el polvo al nuevo castillo del Prado.

Mi centenaria casa promete caer al vacío,

como aquellas que la historia olvida.

¿Acaso seré ese poema que quiebra lágrimas en sus rincones?

La Ciudad anochece.

Su desnudez despierta.

Nevalis Quintana Fernández

                                            (Derechos Reservados)

 

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/11/15/la-ciudad-un-poema-a-la-habana/

Gira Nacional de Teatro de la Villa

Del 11 al 18 de noviembre el grupo Teatro de la Villa realizará una Gira Nacional a las provincias de Santiago de Cuba y Guantánamo, como parte de las celebraciones por su 55 aniversario de fundación. Para esta gira, la troupe de juglares lidereados por Tomás Hernández Guerrero traerá 3 puestas infantiles que se presentarán en teatros y escuelas. Las mismas son: “El Cochero Azul’, de Dora Alonso, y “El príncipe que jugaba a las casitas”, de Magaly Sánchez Ochoa y versión de Freddy Artiles, ambas bajo la dirección de María Elena Tomás; así como el espectáculo “Vamos a jugar y a cantar”, del maestro Jose Luis Quintero.

PROGRAMACIÓN:

Santiago de Cuba

Teatro Guiñol Santiago

12 de noviembre  3 pm Obra “El Cochero Azul”

13 de noviembre  3 pm Obra “El Cochero Azul”

14 de noviembre  3 pm Obra “El Príncipe que jugaba a las casitas”

El espectáculo “Vamos a jugar y a cantar” se presentará en las escuelas “Lidia Doce” y “Simón Bolívar”.

Guantánamo

Teatro Guiñol Guantánamo

16 de noviembre  5 pm   Obra “El Príncipe que jugaba a las casitas”

17 de noviembre  5 pm   Obra “El Príncipe que jugaba a las casitas”

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/11/10/gira-nacional-de-teatro-de-la-villa/

Poetas cubanos por el mundo: Omar Herrera.

 La semana pasada y como parte del festival de documentales y animación DOK Leipzig 2019, en la ciudad de Leipzig, Alemania, se produjo el estreno mundial del filme ¨Onironauta¨, de la realizadora alemana Valerie-Malin Schmid y que tuvo como protagonista al poeta cubano Omar Valentín Herrera Díaz. Los realizadores de este documental de 21 minutos, coproducido por Academy of Media Arts Cologne, Escuela Internacional de Cine y Televisión San Antonio de los Baños y VALMA FILMS, expresan del mismo: 

¨Onironauta¨ es un hermoso acercamiento a la República de Cuba. El rostro del poeta afrocubano Omar Herrera reflexiona sobre la humanidad. Mientras deambula por La Habana recuerda las despedidas, la memoria, el patriotismo y la censura. Su poesía mítica nos lleva a través de una dimensión en la que pasado, presente y sueño se entrelazan en un viaje inmersivo. La poesía del lugareño Omar, combinada con las imágenes observacionales de la vida cotidiana cubana en 16 mm, crean una profunda sensación de la complejidad de la vida en una isla, la sensación de mortalidad y el temor de que un humano sea invisible.

 Para el querido amigo y poeta Omar Herrera, quien fue invitado especialmente a dicho festival, este es el segundo acercamiento cinematográfico sobre su vida y su poesía pues en el 2012 fue uno de los poetas del Grupo de Creación Poética de la Fundación ¨Nicolás Guillén¨ entrevistados para el documental ¨Junto al poeta, el hombre¨, de la actriz y realizadora independiente Claudia Rojas Morales. El documental ¨Onironauta¨ será visto también en el 34 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Argentina, y esperamos pronto tenerlo acá en Cuba, durante el Festival Internacional de Cine de la Habana.

Ficha del documental ¨Onironauta¨: 

“ONIRONAUTA” de Valerie-Malin Schmid 
Documental experimental, 2019, 21 min. 

Director y libro: Valerie-Malin Schmid; Protagonista: Omar Valentín Herrera Díaz; Diseño de imagen: Natalia Medina Leiva, David Aguilera Cogollo, Valerie-Malin Schmid; Montaje y dramaturgia: Rita Schwarze, Valerie-Malin Schmid; Música: Mira Rachel Hanak, Joel Jaffe; Mensaje de sonido: Henning Hein, Janis Ahnert, Matthias Rohde, Marek Forreiter; Supervisión: Rita Schwarze; Producción: Academy of Media Arts Cologne, Escuela Internacional de Cine y Televisión San Antonio de los Baños y VALMA FILMS 

Poesía de Omar Valentín Herrera.

Noticias de Viaje

I

             A veces,

cuando las tristezas todas

se me agolpan en la mirada,

cuento los pasos inconformes

que me llevan justo a la orilla.

Pienso entonces

en la mujer

que sentada en un bar de España

tal vez me espera.

 II

Allá, dicen,

se hace el amor sobre aguas

y las mujeres anuncian sus orgasmos

con un canto.

Dicen que las muchachas

se unen en corro

para irse al prado

en espera de sus novios

para mirarse a los ojos.

El deseo y la esperanza

se sientan a la misma mesa

y se dejan acariciar por los transeúntes,

eso dicen.

Por eso,

yo que no tengo orgasmos,

ni muchachas, ni esperanzas

acaricio entre mis dedos

               este boleto de viaje.

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/11/05/poetas-cubanos-por-el-mundo-omar-herrera/

Poetas cubanos por el mundo: Yamilet Calcines.

Del 23 al 25 de octubre aconteció el V Festival Internacional de Poesía de Madrid, España, organizado por la Editorial Verbum, la Universidad Complutense de Madrid y el Ayuntamiento de Arganda del Rey. Entre los poetas invitados al evento estuvo la poeta y decimista Yamilet Calcines Martínez. Embajadora de la poesía y la décima cubana, Yamilet Calcines tuvo el privilegio de participar en varios recitales poéticos, efectuados en Bibliotecas Públicas de la Comunidad de Madrid. Así mismo, sus poemas fueron recogidos en la antología “De mil aromas”, publicado por la Editorial Verbum y unidos a versos de bardos de España, Argentina, Polonia, Colombia, Chile, Kuwait, Perú, México, Irak, Bolivia, Paraguay y Cuba. Junto a su poesía, Yamilet también fue representante de los Grupos de Creación Poética de la Fundación “Nicolás Guillén”, AlaDécima y de su Tertulia de poesía erótica “Los Cinco Sentidos”.

Poesía de Yamilet Calcines

SOY ESA

Una mujer hecha jirones

se (re) cuesta en la maleza de tu vientre.

Fácilmente, entre-teje con hilos (in) visibles

la urdimbre fantasiosa.

-Si me buscas hazlo de cara al mar

Si no me he lanzado, búscame en la orilla

frente al pecado de los peces.-

Una mujer hecha jirones

se (des) peina en la hondura de tu sexo

conocido cual receta,

se inventa deliciosos manjares

con que sobre-vivir los infortunios

caliente, afiebrada, lujuriosa.

-En Jerusalén me abro toda, me quiebro

armo ciudades de fuego y la llama arde.-

Una mujer acude a su conciencia

ahora que puede emancipada.

Osada en los brotes de su esencia

luego de siglos liberta.

-Soy una huida, una hoja revoltosa

viajo con el Ying por esta ciudad fantasma.-

Una mujer promesa de designios

desnuda sus venas, su follaje,

alcanza plenitud con su cuerpo.

Soy esa mujer apertrechada

en los sentidos.

-Hay algo que existe a pesar del Cristo interior

hasta debajo de las piedras.-

Soy esa mujer apertrechada

en lo sentidos.

 

FANTASÍA TROPICAL

Quiero abrevar de tu desesperanza

el agua mansa con que me alimento

si todos los días anuncian flores

la santa magnitud se torna (prima) vera.

Pájaro en mano y cientos volando

se detienen en tus ojos

cornisa donde anidan las misiones.

-Y tengo para darte un beso

con sabor eterno a guayaba

en el paladar dulzor a miel

como ofrenda a los orishas-

Y volverán tiempos de promesas.

No será un breve lapso

así como el mar es agotador

al recalar en las orillas.

-Y tengo un beso guardado

de alguien que busca el verano,

con aroma a fruta fresca calada y tropical

envuelta entre catas y mordiscos-

No será la miseria en los confines

el plato sibarita de la mesa.

¿Será coctel marinado por ananá

y el antojo de tus labios?

Reinará donde las bocas y las manos

sepan agradecer el pan nuestro,

el culto al trópico de los afanes.

Quiero abrevar de tu nostalgia

el elixir de la ternura,

el sabor del zumo de la macedonia.

-Y tengo un beso guardado

mezcla de tajos de frutos de mi isla:

naranja, mango, melón, banana, papaya…

y aderezo de azúcar de caña,

paladines de la incitación-

Para ofrecerte mis labios

y volver a tus ojos donde me observo fiel

a lo ecléctico, a mis designios…

Juntando piezas de vida

como rompe cabeza.

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/10/31/poetas-cubanos-por-el-mundo-yamilet-calcines/

El último aplauso para la Reina de la Danza.

 

La reina ha muerto, el pueblo llora. Su casa, el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, abrió las puertas a partir de las 9 de esta mañana para homenajear a quien aún baila por sus pasillos cual mariposa al compás del viento.

Alicia Alonso ha muerto y un pueblo llora, este mismo pueblo que le hará un altar, que regalará una flor o simplemente depositará una lágrima. Un vacío se siente, el cisne se ha vuelto pueblo; Alicia Alonso vive en Cuba y en su gente.

Aún sin abrir las puertas, cientos de personas esperaban en las afueras para rendirle homenaje a la Prima Ballerina Assoluta. La fila es inmensa. Hombres, mujeres y niños llegan a brindar sus respetos hasta que luego, esta misma jornada, sus restos sean inhumados en la Necrópolis de Colón, cumpliendo la voluntad de sus seres queridos.

Una música tenue ambienta el gran salón. No faltan las flores, rosas rojas y blancas adornan la escalera hacia el teatro. Al final, una bandera cubana mira a Alicia desde la distancia.

Ofrendas florales para Alicia llegan de Raúl Castro, Díaz-Canel y de diferentes puntos de la geografía antillana. El pueblo de Cuba es agradecido, el pueblo de Cuba no olvida.

Habla el futuro del ballet en Cuba

Viengsay Valdés, subdirectora artística del Ballet Nacional de Cuba, despide a Alicia Alonso. Foto: Prensa Latina.

Viengsay Valdés, actual subdirectora artística del Ballet Nacional de Cuba, aseguró que ahora el reto es doble al frente de esta institución artística; el reto es mantener vivo el legado de Alicia Alonso. Alega que todo lo que sabe se lo debe a la eterna bailarina, que le inculcó el amor por la danza.

Igual criterio lo comparte Dani Hernández, ambos tienen a Alicia en lo más alto, es como “una madre, su guía, el reflejo en el que siempre se quieren mirar”.

Gretel Morejón, bailarina del BNC, dijo que Alicia hizo el sueño de la danza posible en un país que no tenía esperanzas. Logró enamorar a un público, a un pueblo y a varias generaciones que siguieron acompañándola de cerca.

“Nos da miedo, perdimos a la madre que está siempre guiando el camino, pero confió en que hayamos aprendido bien”.

Regina Balaguer, directora del Ballet de Camagüey,  aseguró que no podía dejar de venir hasta La Habana para rendir tributo a Alicia, porque es una deuda que tienen todos los cubanos, y sobre todo los artistas.

Este es el último homenaje en vida, pero no el final. Alicia será recordada en todos los tiempos.  Hay que mantenerla viva, mantener su legado, y ese es el reto que tenemos por delante los profesores y artistas de la danza”.

Pedro Simón, viudo de Alicia Alonso. Foto: Abel Padrón Padilla.

Flores para Alicia. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

Una rosa en homenaje a la Prima Ballerina Assoluta. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

Alicia seguirá bailando en el corazón de su pueblo. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

Pueblo en el Gran Teatro de La Habana, dice adiós a Alicia Alonso. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

Los cubanos acudieron al Gran Teatro de La Habana a rendir tributo póstumo a Alicia Alonso. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

El legado de Alicia Alonso perdurará siempre en la danza cubana y universal. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

 

Estatua de Alicia Alonso, en el Gran Teatro de La Habana. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate.

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, y el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, encabezaron junto al Segundo Secretario del Partido, José Ramón Machado Ventura, y Esteban Lazo Hernández, titular del Consejo de Estado y la Asamblea Nacional del Poder Popular, una de las últimas guardias de honor ante el féretro de Alicia Alonso.

Frei Betto: “En homenaje a Alicia Alonso debemos todos bailar”

El reconocido escritor brasileño y teólogo de la liberación Frei Betto lamentó la irreparable pérdida de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, quien despuntó por su excepcional trayectoria artística de compromiso con su pueblo.

En homenaje a la vida y al talento de nuestra admirable Alicia Alonso, debemos todos bailar, escribió Betto a autoridades diplomáticas cubanas al conocer sobre la muerte de la fundadora del Ballet Nacional de Cuba el jueves a los 98 años de edad.

Por su parte el abogado y literato, Durval Goyos de Noronha, expresidente de la Unión Brasileña de Escritores, expresó sus condolencias al pueblo cubano por esta enorme pérdida.

Medios periodísticos locales aún reseñan la trayectoria artística de la figura más grande de la danza cubana.

También en redes sociales se leen miles de mensajes de despedida y se recuerda que el esfuerzo y carisma de la mítica bailarina hizo de la danza y el Ballet Nacional la principal marca de la identidad cultural de Cuba.

Su reinterpretación del personaje del famoso ballet romántico Giselle durante medio siglo la elevó a los altares de la danza clásica. La crítica fue unánime: Alicia Alonso nació para que Giselle no muriera.

Adiós a la reina: ¡Bravo Alicia!

El carro fúnebre iba despacio por los estrechos pasillos del Cementerio de Colón. Atrás, como celosos guardianes, caminaban sus alumnos, caminaba el pueblo de Cuba. Los aplausos retumbaban la necrópolis, los “¡Bravo Alicia!” salían fuertes, desde los corazones en los que Prima Ballerina Assoluta caló.

Dicen que ella bailaba y la piel se erizaba, justo así fue su despedida. El sentimiento de la partida, el dolor de la familia y el saber que su impronta está más viva que nunca. “Giselle” cerró los ojos, el cisne abrió las alas y voló.

Cientos se acercaron al panteón que desde hoy la acoge. Allí descansan sus padres, la familia que tanto amó, la unión que llega más allá de la muerte.

“¡Bravo Alicia!” Cerró con broche de oro tu última función.  El público te despide, de pie y con aplausos.

Eusebio Leal: Tú eres parte del alma invisible de Cuba

Un amigo de la entrañable bailarina fue el encargado de decir las últimas palabras, de dar el último adiós, Eusebio Leal:

“Dichosa tú, que al entrar en este descanso, en ese provisorio silencio de sombras, te libras de ellas por la grandeza de tu voluntad férrea, tantas veces demostrada. Te libras de ellas porque tuviste un don, entre las raras  y extraordinarias cualidades que a contadas personas se les entregan en el género humano.

“En la gran sala donde suelen hacerse los ensayos y las prácticas más rigurosas podías percibir el suave rumor de las zapatillas. Conocías de aciertos y de desaciertos, de lo perfecto o de lo que se acercaba a ello, que era y fue siempre tu máxima aspiración.

“Era un privilegio verte en ese momento, sin interrumpirte, desde luego, porque volvía a tu rostro una paz única, que solamente poseen aquellos que están conformes consigo mismo y que han cumplido bien, como afirmó José Martí, la obra de la vida.

“Esa afirmación estuvo precedida de otra no menos importante: la muerte se convierte en un carro de gloria para los que han alcanzado como tú la fama y el amor de un pueblo.

“Hace un momento has tenido un privilegio aun mayor, los aplausos y los gritos aridecen ante los acordes del Himno de la Patria, de la Cuba que quisiste intensamente, sin vacilaciones, sin dudas, sin un solo momento en el cual perturbar tu espíritu la idea de que la Patria, la cual tu formabas parte, que contribuiste altamente a sostener con tu obra, podía en un momento oportuno flaquear.

“Te conocí hace tantos años querida, hace tantos años, cuando yo era un joven peregrino buscando también mi propio destino, y tú, con esa gran generosidad, pusiste las manos sobre mí, guiándome y alentándome a continuar por el camino.

“No naciste en una cuna de pobreza, no naciste precisamente en el seno de la parte más pobre y sufrida de Cuba, sin embargo, tu alma jamás se separó de ellos y toda tu obra estuvo encaminada a exaltar los valores del pueblo cubano, en hacer en medio de los preludios de la Revolución social aquella protesta única que te llevó a los altos de la acrópolis de La Habana, la Universidad, para ser arropada por la juventud. Muchos de los que aquel día te aplaudieron cayeron muertos luego por la mano criminal y bárbara, sin embargo tú jamás olvidaste.

Tú eres parte del alma invisible de Cuba, tú eres parte de nuestro tesoro. El teatro lleva tu nombre. Todos los honores te los mereces, y el de hoy es y no es el último. Será tu ejemplo imperdurable (…) La Revolución hizo y favoreció tu obra y tu sueño, Fidel pudo decir un día con razón que tu habías logrado casi lo imposible.

“Te acompañan ahora misteriosamente como las musas de los sueños, aunque sean invisibles ante los ojos, las joyas que tú creaste. Todas danzan en el día de hoy llevándote una vez más una mística corona de laurel. 

“Como fuiste tan habanera, cuando faltan horas para ese 500 aniversario,  quisiera escuchar tus palabras, claras y lúcidas, que se tienen que convertir en lápida para colocarte en un lugar de esta ciudad que tanto amaste:

‘La Habana representa para mí ante todo las raíces, porque La Habana es una ciudad que siempre está renaciendo, que nunca dejaremos de construir. Cuando me llega el rumor de sus calles mi sensación no es de nostalgia, mis recuerdos no me asaltan con el ideal de aquello que volverá a suceder,  porque en ella siento la naturalidad de andar por casa, la sencillez de una relación familiar (…) En La Habana está asegurada la continuidad de nuestro ser, la prolongación de cada uno de nosotros hacia el pasado y hacia el futuro’”.

 
 

Entrada de la caravana que transporta el cuerpo de la Prima Ballerina Assoluta, Alicia Alonso, a la Necrópolis de Colón. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Último adiós a la Prima Ballerina Assoluta. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Último adiós a Alicia Alonso en la Necrópolis de Colón. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Último adiós a la Prima Ballerina Assoluta en la Necrópolis de Colón. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Pedro Simón, viudo de Alicia Alonso, durante la despedida de la Prima Ballerina Assoluta en la Necrópolis de Colón. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Eusebio Leal pronuncia las palabras de despedida a la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso en la Necrópolis de Colón. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Alumnos y pueblo en general dan el último adiós a la Prima Ballerina Assoluta. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Bailarines y alumnos de la Escuela Cubana de Ballet asisten al último adiós a la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso en la Necrópolis de Colón. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

(Cobertura desde el sitio Cubadebate)

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/10/20/el-ultimo-aplauso-para-la-reina-de-la-danza/

Fiesta Poética para Alicia Alonso

“En Alicia Alonso vive, muere, resucita y vuelve a morir para nacer mejor,
el venerable grito de la tierra que hace la figura humana
un árbol estremecido de ramas incansables”.
Juan Marinello

En la mañana de este jueves 17 de octubre falleció en La Habana la Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, fundadora del Ballet Nacional de Cuba y una de las personalidades más relevantes en la historia de la danza en Cuba y el mundo.

Figura cimera de la danza, Alicia Alonso deleitó con su virtuosismo y grandeza a los más exigentes públicos en importantes escenarios del mundo. Por su arte y excepcional estirpe de bailarina y mentora de varias generaciones de bailarines cubanos, y por su contribución al desarrollo y difusión de la danza en el mundo fue merecedora de disímiles premios y honores. Entre ellos el grado de Doctora Honoris Causa por la Universidad de La Habana, El Instituto Superior de Arte de Cuba, la Universidad Politécnica de Valencia de España, la Universidad de Guadalajara, en México, la Universidad de Costa Rica y la Universidad de El Salvador.   

En 1998, Alicia Alonso recibió el Premio Nacional de Danza, que otorgaba por vez primera el Consejo Nacional de las Artes Escénicas del Ministerio de Cultura de Cuba. En ese mismo año fue distinguida con la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid, y con la Orden de las Artes y las Letras, en el Grado de Comendador, por la República Francesa. Dos años después recibió el Premio Benois de la Danza, por sus aportes artísticos de toda una vida, e igualmente le fue conferida la Orden José Martí, máxima condecoración que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba. En el año 2003, el presidente de Francia le confirió el grado de oficial de la Legión de Honor y en el 2005, recibió en Cannes el Premio Irene Lidova. Durante la celebración en 2005 del III Festival Internacional de Danza y Encuentro Mujeres en la Danza, efectuado en Quito, Ecuador, Alicia fue proclamada Madre de la Danza Latinoamericana. En 2017, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) le concedió la distinción Embajadora Mundial de la Danza. Recientemente, le fue otorgado de mano de los Reyes de España la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.

Sus versiones coreográficas de grandes clásicos son reconocidas internacionalmente, y se han bailado por destacadas compañías como los Ballets de la Ópera de París (Giselle, Grand Pas de Quatre, La bella durmiente del bosque); de la Ópera de Viena y el San Carlo de Nápoles (Giselle); de la Ópera de Praga (La fille mal gardée); del Teatro alla Scala de Milán (La bella durmiente del bosque) y el Real Ballet Danés (Don Quijote).

Alicia Alonso es un símbolo eterno de la cultura cubana. En sí misma encierra la humanidad de su arte, su talento y grandeza. Con su partida nos deja un camino de grandes creaciones, al que siempre se ha de volver.

Fiesta de Alicia Alonso. José Lezama Lima. Foto Archivo UNEAC

Fiesta de Alicia Alonso

Autor:José Lezama Lima 

Recordamos la frase de Nietzsche sobre Goethe, uno de los más bellos elogios que se hayan dicho: Podía haber estado presente el día de la creación del mundo. De igual manera podemos decir que el día de los comienzos, Alicia Alonso, en su niñez o en sus años mayores, podía haber bailado entre las hogueras y las primeras auroras, ya que su arte se sitúa entre todas las posibilidades de futuridad y la fiesta incomparable de las inauguraciones a la orilla del mar. Su paradoja, resuelta en una innegable dimensión de profundidad, consiste en que se aúnan en ella la fundación y los secretos que le ha ido entregando al reto del devenir.

Como la Duncan, Alicia Alonso puede soltar sus huestes danzarias en la plaza de la Catedral y en la de la Revolución, pues en realidad lo que ella baila es nuestra historia en relación con la historia universal. Lo más sutil y profundo de nuestra historia se aclara con su arte incomparable. Como todo gran artista lo que ella resuelve y plantea es la historia inmediata en función de la historia ideal, arquetípica, lejana, pero poseída en su raíz secreta. Un movimiento perfecto del cuerpo en los torbellinos del tiempo, una rotación dentro de la intensidad perfectamente realizada, atesoran momentos históricos que parecían indescifrables. Si ella baila una obra del siglo XVIII nos está resolviendo vitrales de Amelia Peláez. Cuando nos entrega una obra de raíz dionisíaca de Stravinski, nos parece oír alguna de las grandes oraciones de la tradición revolucionaria. Así su obra resuelve un contrapunto ideal entre lo abstracto y lo histórico, entre lo que no parece apoyarse en el acontecimiento y lo que ofrece la chispa inmediata. Nos gusta contemplarla en esa visión creadora, comenzando a bailar desde los inicios de nuestra historia, participando en sus momentos más potenciados y en lo más noble de su sustancia. Verla desde los comienzos de nuestra historia bailando sin fin…
Hoy, en la plenitud total de su arte, podemos subrayar los secretos que ha entregado para enriquecernos y los misterios que guarda para fortalecernos aún más. Formar una escuela, es decir, transmitir secretos. Y sus secretos han sido por todos los países por donde ha pasado difíciles aun para los más sabios, mientras que en Cuba, pensemos en Degás, podía tener el deleite de ver toda una escuela de movimientos y de gestos de suprema delicadeza. Ver el ejercicio haciéndose ritmo, no por la insistencia y la continuidad sino por una forma deleitable para el cubano. Pensamos en un Degás redivivo que nos pudiese visitar y contemplase todas aquellas sorpresas de flor y de ritmo.

Ella nos ha regalado lo que gusto de llamar el curso délfico, basado en una frase del Oráculo de Delfos: “lo bello es lo más justo, la salud lo mejor, obtener lo que se ama es la más dulce prenda”. No ha tenido que formar una escuela, bastaba su ejemplo, como una gran bailarina española decía: “yo enseño bailando”. Como el Sileno el día antes de su muerte, debe haber oído la voz de su daimon que le decía: “ejercítate en la música”. Inmediatamente el Sileno interpretó las voces y cogió su pequeña flauta y comenzó a ejercitar alguna nueva tonadilla. De la misma manera esa voz ha repetido constantemente por boca de Alicia Alonso a los cubanos: “ejercítate en la danza”.

Ella ha enseñado que el cubano continuase en una forma apasionada su tradición de danza. Pero llevar esa simple descarga del temperamento al grado mayor de su esplendor ha sido para los cubanos su mayor gloria ante la posteridad. Ya no era tan solo un juego de la gracia y de la sensualidad, sino el cumplimiento de un destino y el vencimiento de una fatalidad. Siempre oiremos su voz que nos dice: “ejercítate en la danza”. Lleva tus ideas a su unidad y a su esplendor. Convierte cada día en una lección para la eternidad. Dibuja cada día en el espacio y fija cada gesto en una sustancia resistente frente al furor temporal. Convierte la pereza y la voluptuosidad en un diálogo mientras paseas por la ciudad.

El hecho de que ella haya creado, continuado y fortalecido nuestra tradición, la lleva a los que forman parte de lo que hemos llamado el genitor por la imagen. Al bailar nuestra tradición, es decir, al precisar su imagen, ha visualizado, aclarado etapas indecisas o fluctuantes de nuestra historia. Para ello ha tenido que mostrar una extraordinaria entrega y una misteriosa continuidad. Los más crueles laberintos retroceden ante su paso de danza. Momentos casi desconocidos de nuestra historia que por sorpresa adquieren entonces su ojo de diamante, su deslumbramiento inicial. Ella ha logrado una historia que se reconstruye sin dejar de ser pura y naciente.

Para lograr que el cuerpo adquiriese su segunda naturaleza arquetípica, cuánta historia inverosímil de detalles, de sacrificios, de ejercicios donde la gracia se convierte en una exigencia sin límites. Su arte se ha mantenido a través del tiempo porque en el fondo de su maestría está el sacrificio —sacrificar está siempre en el fondo de la danza—, el renunciamiento a todos los disfrutes banales. Por eso ha podido trascender nuestras fronteras y ofrecer un arte universal. Cuando baila en París, por ejemplo, nos hace recordar una de las grandes épocas del ballet y soñamos que desde un palco la contemplan Proust, Matisse o Braque. Si algún día Alicia Alonso se decidiese a mostrar la historia de sus gestos, de sus movimientos, qué deliciosa novela proustiana no tendríamos.

Estamos una vez más frente al Castillo de la Fuerza que sigue siendo para nosotros el centro de la imantación de La Habana. En torno del Castillo había como una romería. Por todas partes danzas, canastas llenas de frutas. Era una fiesta nupcial, Porcallo de Figueroa había llegado para celebrar el encuentro de Hernando de Soto con su esposa.

Griterías, reyertas provocaban el salto y la separación de los contrarios. El rostro fantasmal de Hernando de Soto caminaba por alguna ventana del Castillo y se redoblaban los cantos y las aleluyas. Pero Porcallo se mezclaba con las cantantes para producir una noche banal, otra inflación ventral en alguna indita. Era odiado, pero se le respetaba como el gran preñador. El “pathos spermatikos” hacía brillar sus huesos.

Como los rostros se fragmentaban, volvían a unirse para iniciar de nuevo otra dispersión, las sílabas surgían, no encontraban al principio la cadeneta de las otras sílabas, volvían a unir sus manos y sus puntos de apoyo en la sucesión. Hasta que surgió como de la plenitud y cansancio de una noche, el verso de Góngora:

Ven, Himeneo, ven donde te espera
con ojos y sin alas…

Cóncava y multiforme una negrona amamantaba las frutas. Colocaba sus senos sobre las canastas frutales. Parecía que las frutas se hinchaban, sudaban, las veíamos ya cómo dentro de la boca se deshacían en rocío. Como una gran serpiente el seno cubría toda la canasta. Los mameyes adquirían un desmesurado tamaño en la boca de un tiburón. La negra agrandada era ya la diosa frutal. Porcallo miraba con un solo ojo para fijar la visión. Su yelmo sudaba hablando tiernamente con el rocío de las frutas.

Las sílabas que volvían a dispersarse se iban juntando de nuevo. Se reconstruía la sentencia poética:

Ven, Himeneo, donde entre arreboles
de honesto rosicler, previene el día…

Porcallo se hacía dueño de la noche. Las negras y las indias formaban coro a su alrededor y levantaban el canto. Daba una nalgada o pellizcaba un seno y después reía con carcajada metálica. A medianoche, como el Hércules preñador, debajo de los árboles fornicaba sin disminuir sus carcajadas. Las negras, con sus senos sobre las canastas de frutas, se quedaban dormidas. El sueño las convertía en el árbol doblegado de toda aquella variante frutal.

Se abrió una ventana y apareció alguien más preciso que un fantasma y tan dueño de los dominios de su extensión como una imagen. Saludó con un guante de piedra que parecía extraído de las arenas. Las canastas con las frutas habían desaparecido. Se inauguraba el amanecer. Todos los hechizos sombríos habían sido vencidos, Alicia Alonso había comenzado a bailar a los pies del Castillo. El rosicler salta en curvas.

Agosto 1973

Publicado en la revista Cuba en el Ballet, La Habana, vol. 7, No. 2, mayo-agosto, 1976, pp. 40-42. Tomado del catálogo Esta noche baila aquí Alicia Alonso, Museo Nacional de Bellas Artes.

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/10/18/fiesta-poetica-para-alicia-alonso/

“Guajira Guantanamera” en La Casa de Papel

 

fotograma de la Serie “La Casa de Papel”

Soy un admirador del género policial. En mi anaquel de libros ocupan un sitio privilegiado las novelas de Leonardo Padura y Daniel Chavarría junto a ¨En nombre de la rosa¨ de Umberto Eco, ¨El Padrino¨ de Mario Puzo y ¨Brigada Central¨, versión de la popular serie española autografiado por su propio autor Juan Madrid en una Feria del Libro de la Habana. Ya hace unos 2 años estoy cautivado por otra gran serie policiaca española, aún no trasmitida en Cuba aunque si perseguida por el paquete o el sitio Mochila. Su nombre, ¨La Casa de Papel¨

 Con un excelente guión, lleno de giros dramáticos y sorpresivos, mucha acción y envidiables actuaciones, ¨La Casa de Papel¨ trata la historia de un atraco perfecto al Museo de la Fábrica Nacional de Moneda, cuyos atracadores, enmascarados con el rostro de Salvador Dalí, retan a las fuerzas policiales y del gobierno que los rodean. Como una partida de ajedrez donde los asaltantes devienen Robin Hoods en abierta Resistencia al asedio y el canto de un himno de los partisanos italianos durante la Segunda Guerra Mundial, ´Bella Ciao¨, el atraco se convierte en metáfora de una sociedad en protesta por la crisis del capital y el neoliberalismo. En 2017, con 2 temporadas y distribuida porNetflix, ¨La Casa de Papel¨ alcanzó gran audiencia en varios países y se convirtió en  la serie de habla no inglesa más vista en la historia. Tal fue su impacto que en protestas en el mundo comenzaron a aparecer manifestantes con la máscara de Dalí y, más reciente, los migrantes del buque ¨Open Arms¨, tras días de negativa  a ser recibidos por el gobierno italiano, desembarcaron en Lampedusa entonando ¨Bella Ciao¨. Personalidades como el escritor Stephen King  y el futbolista Neymar Santos se cuentan entre sus seguidores.

 Por ello, sus productores y guionistas decidieron realizar una tercera temporada de ¨La Casa de Papel¨ con una nueva historia y atraco. Comenzada a trasmitir en julio pasado y luego descargada por mí desde la Mochila, una gran sorpresa me deparo el tercer capítulo de esta temporada: el personaje de Berlín (Pedro Alonso) describe al Profesor (Álvaro Morte) los pormenores del asalto, esta vez, al Banco de España, escena  en retrospectiva mientras vemos la acción de los atracadores simultáneamente. Tras la descripción, Berlín enciende un  viejo fonógrafo y escuchamos los acordes de la Guajira Guantanamera, interpretada por el  Compay Segundo, la cual canta y baila. El escuchar este canto cubano me obliga a una segunda reflexión en este artículo:

 En 1928, un humilde zapatero y vendedor de periódicos del barrio ¨Los Sitios¨, de nombre Joseíto Fernández  y quien cantaba en tríos y sextetos soneros, compuso esta pegajosa melodía. Era solamente un estribillo al que se agregaban décimas improvisadas y la tonada fue dedicada a una mujer de Guantánamo, ligada sentimentalmente al músico. En 1935 la cantó por primera vez en la radio y a partir de 1940 fue parte del programa radial ¨El suceso del día¨, de la emisora CMQ, que escenificaba hechos de la crónica roja. El programa se mantuvo en el aire catorce años, con un alto índice de audiencia. La canción “Guajira Guantanamera” se escuchaba en toda Cuba, lo mismo en las más encumbradas mansiones de la burguesía que en los desamparados bohíos de los campesinos.

En la década del 50, el músico español radicado en La Habana, Julián Orbón,le añadió a la ¨Guajira Guantanamera¨  los Versos Sencillos de José Martí, cuya métrica se ajustaba a las coplas de ocho compases que interpretaba Joseíto.De ello expresó Cintio Vitier en su ensayo ¨ Lo cubano en la poesía¨: «…Experiencia inolvidable, verdadera iluminación poética, la de oír a Julián Orbón cantar con la música de La Guantanamera, esas estrofas donde Martí alcanza, en su propio centro, las esencias del pueblo eterno: Si dicen que del joyero/ tome la joya mejor,/ tomo un amigo sincero/ y pongo a un lado el amor.»

 Para 1962 y ya en auge la Revolución Cubana, el músico Héctor Angulo se encontraba en Nueva York, como profesor en un campamento de niños y les enseñó la versión hecha por Orbón. Esos acordes fueron escuchados por el cantante y compositor folclorista estadounidense Pete Seeger, quien, entusiasmado, decidió incorporar la canción al repertorio de su grupo The Weavers y el 8 de junio de 1963, durante un concierto en el teatro Carnegie Hall de la ciudad de Nueva York, quedó grabada en un disco de larga duración, con el título de La guantanamera. A partir de ese momento comenzó su popularidad internacional. Sello identificativo del acervo musical cubano, la ¨Guajira Guantanamera¨ ha tenido a través del tiempo más de 150 versiones en prestigiosos vocalistas e instrumentistas e, incluso, hace un tiempo, fue tarareada por hinchas durante un partido de fútbol. Ahora, ¨La Casa de Papel¨ nos la trae de vuelta para orgullo de los cubanos.

 Creo por último realizar una propuesta desde esta bitácora de la Cultura Cubana. En estos primeros 20 años del Siglo XXI, nuestra Habana, Real y Maravillosa, ha sido poblada de esculturas de artistas y personalidades cubanas y foráneas.. Sin embargo, ha estado ausente de nuestras calles y plazas ese ser sencillo que fue Joseito Fernández, quien siempre permaneció en su Patria y al que recordaremos como ¨El Rey de la Melodía¨. Valga esta propuesta, cuando hoy se cumplen 40 años de su partida física y ya se acerca el Día de la Cubanía, y saldemos una gran deuda que tenemos con este universal músico cubano y con nuestra ¨Guajira Guantanamera¨.

Nevalis Quintana Fernández.

Guajira Guantanamera.

Guantanamera, guajira guantanamera
Guantanamera, guajira guantanamera

Yo soy un hombre sincero
De donde crece la palma
Y antes de morir yo quiero
Echar mis versos del alma

Guantanamera, guajira guantanamera
Guantanamera, guajira guantanamera

No me pongan en lo oscuro
A morir como un traidor
Yo soy bueno y como bueno
Moriré de cara al sol

Guantanamera, guajira guantanamera
Guantanamera, guajira guantanamera

Con los pobres de la tierra
Quiero yo mi suerte echar
El arroyo de la sierra
Me complace más que el mar

Guantanamera, guajira guantanamera
Guantanamera, guajira guantanamera

Tiene el leopardo un abrigo
En su monte seco y pardo
Yo tengo más que el leopardo
Porque tengo un buen amigo

Guantanamera, guajira guantanamera
Guantanamera, guajira guantanamera

Enlace permanente a este artículo: https://neva.cubava.cu/2019/10/11/guajira-guantanamera-en-la-casa-de-papel/

Cargar más